"Me parecía que el agua, el cielo, las nubes, los árboles, tenían conciencia de la dicha que me proporcionaban. No tenía ninguna idea preconcebida. Ser pintor no es un profesión, como no lo es ser anarquista, amante, corredor, soñador o aficionado al boxeo. Es un capricho de la naturaleza."

MAURICE DE VLAMINCK (1929)

domingo, 20 de abril de 2008

NETWORK, UN MUNDO IMPLACABLE

Crítica a la película Network (1976),

del director Sidney Lumet



"I'm mad as hell and I'm not gonna take it anymore!"

Howard Beale




Estos días he podido acceder a ver una película realmente curiosa. Se trata de Network. Es la historia de Howard Beale, un locutor de informativos que se cansa de su profesión y decide suicidarse en directo. A partir de ahí, se suceden una consecuencias mediáticas terribles. Os aconsejo que la veáis, aunque igual os resulta un poco chotuna y viejuna, ya que es del año 1976. Para defender que es una peli buena y os fiéis de mí tras mi anterior entrada, en la que se pone en tela de juicio mis gustos cinematográficos, os diré un par de cosas.

Primero, que es la peli preferida de Paul Thomas Anderson, director de Magnolia y de Pozos de Ambición. Sé que con esto no os convenceré mucho. Pero ahí va mi opinión general sobre la peli. Espero que no os aburra tanta pedentería:

El protagonista indiscutible del film es Howard Beale, un hombre desencantado y al que su profesión, el periodismo, lo ha amargado. Necesita dar un giro a su carrera, para poder dárselo a su vida. Un día, decide anunciar su suicidio por televisión, en su programa informativo. Esta decisión no tarda en hacerse polémica y en convertirse en noticia para otras cadenas y para un público abrumado por el cariz que está tomando la Guerra Fría. Estamos en el año 1969, fecha en la que la televisión comienza a tener tanta o más fama y prestigio que el cine, debido a uno de los grandes avances de la humanidad. Cuando el hombre pisa la Luna el 20 de julio de 1969, la televisión, con sus precarios medios, consigue retransmitir la noticia a todo el mundo. Así comienza a replantearse el debate que llevaba en boga desde los años cincuenta, sobre la capacidad mediática de la televisión. Fuera como fuese, la televisión se erigió como el medio más idóneo para la información, por comodidad y capacidad sugestiva hacia el espectador.

Pues bien, en ese entorno es en el que Howard Beale ha alimentado su paranoia, en la vasta red (network) de realidades que conforma el periodismo, y más el periodismo televisivo. Nos enseñan desde muy pronto a que esta profesión no se dedica a calcar la realidad, sino a interpretarla. Por eso Beale tiene esta confusión; tras tantos años de carrera, ha confundido su realidad personal con la realidad de su profesión. Ha confundido la interpretación con la creación de realidades, con la mentira.

No sabemos en un principio si su conducta es fruto de una profunda ambición en busca del éxito truncado o de una irreparable esquizofrenia alucinatoria. No lo podemos diferenciar ni entonces ni al final de la película, pues sus declaraciones y su forma de actuar tienen éxito. La audiencia respalda sus locuras. Pues, ¿quién es más loco, el propio loco o aquél que sigue al loco? Toda la cadena UBS se ve afectada por este locutor, que se ha convertido en un profeta iracundo. Los telespectadores no solo ven su programa, sino que actúan tal y como él les obliga a actuar. Se podría culpar directamente a Howard, pero él no tiene la culpa. No es más que una víctima de la intoxicación informativa, del sensacionalismo barato, del periodismo fácil que nada tiene que ver con el rigor y la contrastación de fuentes. Los culpables son los periodistas como Diana Christensen o Frank Hackett que ambicionan el máximo porcentaje posible de audiencia. Le dejan actuar aunque saben que actúa de forma incorrecta con respecto al código periodístico. Se vuelven cínicos, por tanto, cosa en la que ya nos advirtió Ryszard Kapuscisnki en un momento de su carrera. Howard deforma la realidad, la inventa, dice lo que el público quiere oír, alimenta su morbo, se aleja de la función informativa que en un principio desempeñaba. Howard está haciendo ficción.

La película continúa con el inevitable cansancio de la audiencia. Entonces, la profesión está tan atada a la audiencia que depende de sus caprichos. Los comunicadores debemos educar de alguna manera al público, debemos hacerle ver que el ámbito de la ficción está muy alejado del mundo de la noticia de actualidad. A veces incurrirá en el dramatismo por su contenido, pero en ocasiones le desinteresará. Todo depende del tipo de persona que acceda a la información. A unos les resultarán más interesantes unas noticias que otras. Todo se resume a las audiencias. En una parte del film, se compara el estado en que en ese momento se encuentra la cadena con la prostitución. No hay un símil más acertado. En el momento en que decidieron tomar mano del amarillismo, estuvieron abocados al fracaso, pues se pusieron en manos de la audiencia, y no dejará de exigir más y más. Su sed de morbo no se saciará nunca.

Aún así, Howard hace todo lo posible por complacer a la audiencia. Construyen un magazine efectista. Comienza a mezclar el misticismo y el espectáculo, se vuelve grotesco y ridículo. El televisor como un evangelio, una incongruente diversión. Sin embargo, aún existe algo del buen periodismo en su interior. Howard no deja de buscar la verdad. La verdad universal. Se ha aislado, ya no le importa el público. Busca esa verdad. Su forma de buscarla es errónea, en el ámbito periodístico. El informador debe buscar la verdad a través de su trabajo rigoroso y la contrastación de fuentes. A pesar de su complejidad, de la magnitud de esa red, la información es una ciencia exacta. Es compleja la trama y la red que se tejen, pero al fin y al cabo todo es un gran engranaje.

Si al principio hablábamos de audiencias, estábamos dejando por alto lo que nos une a esas audiencias. El dinero. El dinero es la fuerza motriz que mueve el mundo. La naturaleza ya no es la fuerza máxima y suprema, lo es la economía. En un mundo tan burocratizado, hemos creado una serie de fronteras que solo son inexpugnables para el dinero. Ya no existe el individuo, ya no hay independencia, nacionalidades. Somos engranajes de la gran y única maquinaria. Cuando Howard Beale se dio cuenta de esta verdad universal, murió en directo, sirviendo de esta forma a dicha maquinaria. Su muerte no fue más que otra forma de diversión. No se me ocurre una forma pero de deshumanización.


Hay diálogos que me recuerdan a Trainspotting. Sobre todo en una parte que habla sobre los productos de consumo diario y los bienes materiales domésticos. Ya lo dijo el poeta, "Poderoso caballero es don Dinero..."

Pues esta es mi impresión. Y este es el mundo en el que me he metido, para intentar con más pena que gloria cambiarlo. Os dejo aquí el trailer.



Perdón por aburriros!!!!!!

P.D.: Lo que ha de hacer uno por no estudiar para el examen del Premio Extraordinario de Bachillerato y buscarse excusas para no hacerlo....

4 comentarios:

Delirio dijo...

Desde luego la película es curiosa. Veré si me puedo hacer con ella y ya te diré si me gusta ;)

Respecto a la anterior entrada, este verano vimos el vengador tóxico (no hago comentarios de lo que me pareció XD) y recuerdo que vimos otra del estilo, pero no me acuerdo del nombre :S Ya te diré cuando me acuerde, aunque seguro que ya la conoces xD
Y bueno, a mí Bellucci y Johanson nunca me gustaron :S pero me encantan Portman :P

Un besillo Nacho

Y por cierto, (qué desastre) soy Esther! Me hice otro blog por cuestiones de intimidad... xD

Delirio dijo...

(PD: Tengo el nuevo libro de Carlos Ruiz Zafón :P regalo del Día del Libro jeje)

Fernando dijo...

Interesante.

Ya hice el joio examen, a ver si el arbol da frutas maduras o pochas como reglero...

El v. toxico, el peor error audiovisual que a producido el hombre

Por lo demas, el dia que llegas estare de practicas toda la tarde descuartizando palomas, por lo cual si te apetece pasate...

A proposito, a que hora sales de allí??

Lázaro dijo...

Hola nacho!!!! Mucho tiempo sin escribir por estas tierras, que poco a poco se van haciendo más fértiles.
Qué tal te fue el examen de ayer? Espero q todo lo bien que tu puedes hacerlo.
Muy bueno el análisis, como casi todos los tuyos, espero que no hayas hecho algún corta y pega XD. El tráiler es un poco aburrido, aunq tu análisis la pinta tan bien, que…
A ver si nos podemos ver esta tarde. Un abrazo