"Me parecía que el agua, el cielo, las nubes, los árboles, tenían conciencia de la dicha que me proporcionaban. No tenía ninguna idea preconcebida. Ser pintor no es un profesión, como no lo es ser anarquista, amante, corredor, soñador o aficionado al boxeo. Es un capricho de la naturaleza."

MAURICE DE VLAMINCK (1929)

domingo, 18 de mayo de 2008

UNA NOCHE MÁGICA Y CHANANTE

CRÓNICA DE UNA NOCHE QUE EL DESTINO ME TENÍA RESERVADA YA HACE TIEMPO



Pensé que mi próxima entrada en el blog sería acerca del Patio Maravillas, que como ya sabréis todos aquellos que me conocéis bien, está a punto de cerrar sus puertas. Sobre este asunto, me reservo una entrada fija, epro para más adelante. Pero algo me ha pasado la noche del viernes 16, que me apremia contaros. un sueño que tenía desde hace tiempo, se ha cumplido.

No hace falta que explique lo mucho que La hora Cahanta o la reciente Muchachada Nui han influido en mí y en mi forma de ver el mundo y el humor. De hecho, creo que ha influído muchísimo en todos nosotros. Yo supe por primera vez de Joaquín Reyes en un programa que se llamaba Los + plus, en donde hacía de un personaje llamado Roberto Picazzo. Debo reconocer que en un princpio ese personaje me resultaba irritante e insiportable, ya que aún mi tierna mente no estaba preparada apra el posthumor.

Cómo La hora Chanate llegó a mí aún no lo recuerdo, segurmaente fue Fernando el que me lo recomendó, pero sí que observé que su conductor era el mismo actor que tanto me desagradado en Lo + plus. Vi que en cierta manera tenía talento, y empecé a maldecirme por cuestionarme su nivel artísitico. Yo veía La hora Chanate en Localia (suena cutre, pero es que yo no tenía la Paramount). Poco a poco fui tragado por el universo que en ese programa habían creado, y a interesarme por sus creadores: Ernesto Sevilla, Joaquín Reyes, Julián López y el gordico bonico del que nunca me acuerdo de su nombre. El caso es que ya estaba totalemtne chanantizado, y empezé a vislumbrar a estos jóvenes humoristas como un ejemplo a seguir, donde la profesionalidad no debe eclipsar las ganas de divertirse. Cada Retrospecter resultaba único, cada Testimonios me resultaba más genial que el anterior. No lograba concebir mi vida sin ellos.

Con el tiempo, el gañán fue convirtiéndose en un producto de masas, y me deba pena por que todo el mundo lo conocía, pero pocos lo asociaban con el programa entero. Es lo malo de intentar tocar todos los tipos de humor, que cada uno acoge aquel que más se adapta a su estilo, obviando el resto del trabajo que haces. Entonces, no había bacala que no tuviera en su móvil el rap del payaso, las voces del gañán, o no había heavy que no tuviera la sintonía de Bocasecaman.

Todas mis relaciones se han resumido malamente en aquellos que conocen La hora Chanante y los que no. Lo siento, pero soy tan simple que he tendido a generalizar y a crear estos dos grupos. Ellos han significado algo más para mí que una simple diversión o unas simples risas. Ahora lo sé, han sido una inspiración para mí, pero ellos nunca lo entenderán ni lo sabrán.

Ha sido en Madrid (¿dónde si no?) donde he tenido la oportunidad de conocerlos. Gracias a Cristina, una compañera de mi clase y realmente una buena amiga, me dio a conocer que Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes darían un monólogo en la sala Galileo Galilei. La hora del espectáculo (1:30 de la noche) hacía que dudara de asistir, pues el regreso sería dificil, pues el cercanías no abre hasta las 5:00. Decidí dejar de pensar en ello, de estar atado a la livianidad de la vida, a las cosas que no importan, y asistir, pues era una oportunidad sin parangón.

Quedé con Cris a las 00:30 en la parada de metro más cercana a la sala. Salí una hora antes, y decidí coger el trayecto más rápido (linea 10, linea 6 y luego linea 7), pero la linea 6 estaba cortada, y tuve que hacer el recorrido más largo (linea 10 hasta linea 7). Pues bien, el destino quiso que así fuera, porque cuando me subí a la linea 7 allí había un tipo que sospechosamente se parecía a Joaquín Reyes. Esataba leyendo un cómic y escuchando música. Me senté a su lado, y me quedé mirándole fijamente durante esas tres paradas. No me creía mi suerte. Sería Reyes si se bajaba en la misma parada que yo, pues él tb. se dirigiría a la sala Galileo, pues era él el que tenía que recitar su monólogo. Efectivamente, se dirigió a la salida y yo, a su lado, me atrví finalmente a preguntale. Era él, y el tiempo se ralentizó. "Sí, soy yo." No podía creer mi suerte.

Nos despedimos. Luego le vería encima del escenario, junto con Ernesto. Su monólogo fue realmente bueno, y con el de Ernesto tb, me reí, pero Joaquín es mejor monologuista.


(no he podido conseguir los videos de esa noche, pero Ernesto Sevilla recitó el mismo monólogo que el que os pongo aquí)

Esa noche fue el cumpleaños de Ernesto Sevilla. 30 años que tuve la oportunidad de cantárselos y de ver cómo recibía una tarta. Fue una confluencia de eventos inesperada. Para terminar, cantaron la canción Hijodeputa, para lo cual llamaron como coro a Dani Mateo y a Miki Nadal, que se encontraban entre el públio. Debo añadir, que Miki iba un poco pedo.

Después, una vez que acabó el espectáculo a las 3:30, decidimos esperarles a la salida. No tardaron mucho n salir, y pudimos hablarles y que nos firmaran un autógrafo. Parecían quemados, ultrajados, desmotivados y desencantados caundo los fans se acrecaban a ellos a hablarles, con toda la ilusión. Yo le pregunté a Ernesto que estrái cansado de estas cosas. Con voz neutra, me contestó que "no hombre, esto no pasa todos los días". El culmen del baño de masas fue cuando de una discoteca de al lado salieron unos pijos borrachos y se encontraron con estos fetiches de su entretenimiento, de sus horas muertas que no significan nada (o eso creo yo) con lo que significan para mí. Los chascarrillos y típico comentarios de groupies les asaltaban e incomodaban. El pobre Miki huyó junto con Dani Mateo, y Ernesto Sevilla y Joaquín se fueron en conche hasta el Tuperware, bar de copas que frecuentan.

Yo me quedé como en un sueño, dentro de una atmósfera real. ¿Lo habría soñado o lo había vivido de verdad? No lo creí hasta que a la mañana siguiente de esa noche, volví a observar los autógrafos de Joaquín, de Ernesto y de Miki.

Debo agradecérselo todo a Cristina, que me está haciendo descubrir en Madrid cosas que creía muy alejadas de mí, como de otro nivel, vedadas. ¡Gracias, Cris!

____________________________________________________________________

Bueno, en otro orden de cosas, y siguiendo con mi afán por la búsqueda incansable de series de mi infancia, vamos hoy con tres de ellas, una de las cuales resulta muy subversiva para una tan temprana edad y poco infantil, otra no he encontrado video alguno, pero sí una foto, y otra me trae muy buenos recuerdos. Ahi van.

EN BUSCA DE CARMEN SANDIEGO


MAKINAVAJA


LOS TRILOCOS


Esto es todo por ahora, espero que os haya gustado y que no os hayáis aburrido.

Un abarzo a todos.

4 comentarios:

Fernando dijo...

O_o Wowwww, es como tocar seraphines...

El de carmen sandiego lo veia, los otros dos creo que no, pero me suenan.

Nacho pasate por mi pagina otra vez que en el post puse informacion sobre domingo.

Un abrazo

Lázaro dijo...

Hey nacho, guay por seguir suviendo recuedro infantiles... yo makinavaja puess no, pero las otras si, y me da pena recordar la de tiempo q perdí viendo a los payasos esos, mira q no me gustaban, pero como no habia anda q hacer al mediodía... televisión corrupta, si al menos hubiera existido el interneeee... jeje, no se, pero si que en esas horas captan a los chavales como zombis y los idiotizan, aunq por otro lado tenemos estos recuerdos colectivos... no se si clasificarlo de bueno o de malo.

Sobre lo del viernes, ya te dije, menuda pasada jeje.

Mario dijo...

simplemente chanate. jo tienes una suerte...anda que eso seguro que no ha sido casualidad y ya me entiendes.

por cierto os habeis fijado que en la foto que aparece en el blog de todos los chanates, julian Lopez lleva la misma camiseta de Back to the future que la que me regalasteis jej que bueno

Delirio dijo...

Adoro a Carmen Sandiego =)
Era mi favorita